9 febrero, 2010. Patricia11 Comentarios

Mármol de San Valentín

Tal y como dije en el post anterior esta semana mi blog estará dedicado a San Valentín, y a todos los enamorados y enamoradas: de su pareja, de la vida, del trabajo (qué rollo) , de Angelina Jolie, de Edward Cullen…  jiji.  Todos tenemos un rinconcito de nuestro corazón dedicado a ese alguien o ese algo que hace que los ojos te hagan chiribitas, ahora mismo  me estoy imaginando a la hermanita de Shin Chan cuando ve una joya o a su actor favorito por la tele jejeje.

En fin, no me pongo más pastelosa, el protagonista de hoy es este Mármol de San Valentín,del cuál me siento una orgullosa ya que representaba un reto para mí: el trabajar por primera vez con el fondant y con colorantes alimentarios por primera vez. Decir que para hacer este pastel he contado con la inestimable ayuda de mi hermana Marina, la cuál es también, autora de todas las fotos del blog.

Mi idea para hacer esta tarta de San Valentín era hacer algo vistoso y que me permitiera ponerle fondant para decorar, así que buscando buscando encontré en un libro de recetas que tengo que se llama “Repostería Casera” de la colección El Gran Libro del Gourmet de la editorial Susaeta la receta de un bizcocho al que llaman “Mármol”, viendo las fotos podréis deducir fácilmente de qué viene el nombre. En la receta original el bizcocho va cubierto con un glaseado de mantequilla rosa, pero yo lo he cambiado por una capa de Fondant, ya que tenía muchas ganas de probar a hacer algo con él.

La verdad es que estoy muy contenta con el resultado, creo que es de las tartas más bonitas que he hecho, será porque la hice con mucho amor o estoy muy enamorada ainssss, que me pongo pastelosa otra vez, mejor paso a describir la receta.

INGREDIENTES:

Para el Mármol:

  • 250 g de mantequilla reblandecida
  • 1 cucharada de esencia de vainilla
  • 275 g de azúcar glass
  • 3 huevos
  • 335 g de harina leudante
  • 180 ml de leche
  • colorante alimentario rosa
  • 2 cucharadas de cacao en polvo
  • 1 cucharada más de leche

Para la decoración:

  • Unos 300 g de fondant (medio paquete)
  • Azúcar rosa, corazoncitos de azúcar…
  • Colorante alimentario rojo
  • Colorante alimentario azul

 

PREPARACIÓN:

Mármol:

Colocar la rejilla del horno y precalentar a 190 grados. Engrasar un molde redondo y profundo de unos 22 cm.

Con las varillas, si son eléctricas es más fácil, batir la mantequilla reblandecida, la esencia de vainilla y el azúcar en un cuenco mediano hasta que quede una mezcla ligera y esponjosa. Añadir los huevos de uno en uno  y, con una cuchara de madera, mezclar la harina y después la leche poco a poco. Quedará una masa muy brillante y cremosa.

Repartir la masa en tres cuentos; esto lo hice a ojímetro, más o menos que quede la misma cantidad en cada bol. Llamaremos a los cuencos, 1, 2 y 3. Ponemos en el cuenco 1 unas unas gotitas de colorante rosa o rojo, esto también se hace a ojo, es mejor poner poquito remover y añadir más si hace falta; el colorante lo podéis conseguir en cualquier gran superfície, lo venden en la sección de repostería, donde está el azúcar glass, la vainilla, etc.. sino  en tiendas especializadas en repostería, yo conozco una en Palma que está muy bien, también está la opción de comprar  por internet. Después cogemos el cuenco 2 y añadimos las 2 cucharadas de cacao en polvo y removemos hasta que quede una mezcla homogénea.

Ahora viene  la parte divertida y creativa: La gracia está en ir añadiendo cucharadas de las tres masas aleatoriamente por el molde y cuando tengamos todo repartido pasar una espátula de madera para que se mezclen los colores y consigamos un efecto similar al mármol. Igualamos la superfície con una espátula y ya está listo para hornear.

En mi caso el bizcocho estuvo cerca de una hora y media a 180 grados, en la receta original ponía 60 minutos, así que recomiendo ir vigilante el bizcocho e introducir un palillo para comprobar si está listo. Una vez se haya horneado lo sacamos, lo dejamos reposar cinco minutos y desmoldamos con cuidado.

Fondant:

El fondant lo compré hecho de la marca Wilton, en una tienda especializada. Para los que no lo sepan es una especie de pasta con textura de plastelina, un poco más dura quizás. Lo primero que hice fue poner colorante en tres trocitos distintos, para conseguir el lila junté unas gotas de rojo y de azul, la gracia es ir jugando con las cantidades para obtener el color que más te guste. Para tintar el fondant utilicé film transparente (recomiendo utilizar unos guantes de látex también), el proceso fue: estirar un poco el fondant con el rodillo, añadir unas gotitas de la mezcla de color ya hecha, poner film encima, aplastar y estira, retirar el film, doblar la masa, poner film, estirar… hasta que queda todo con un color homogéneo. Debo decir que este proceso es un poco pesado ya que el fondant era un poco difícil de trabajar, pero bueno, el resultado merece la pena. Estiramos las tres masas y hacemos unos circulitos.

Para cubrir el bizcocho cogemos directamente un buen trozo de fondant (lo hice a ojo) estiramos y estiramos, hasta formar una circunferencia lo suficientemente grande para cubrir todo el bizcocho. Cubrimos el bizcocho con la ayuda del rodillo y recortamos el fondant resultante de los bordes. Lo de después ya es a gusto del consumidor, nosotras hicimos unas florecitas de fondant de colores y unas filigranas. Las florecitas las hicimos recortando rectángulos de masa de colores y enrrollando con un poco de gracia.

Esto es todo corazones jiji, espero que os animéis a probar alguna receta de las que pongo y me contéis qué tal.

¡¡¡Feliz San Valentín y Bon Appétit!!!


Comparte esta receta:


Otras recetas que quizá puedan interesarte:
11 Comentarios en Mármol de San Valentín

Contestar

  

  

  

Current ye@r *


Otras recetas que quizá puedan interesarte:

ING Cuenta Naranja