3 marzo, 2010. Patricia9 Comentarios

Mini Banoffee

En esta última semana diversas personas me han propuesto que publique la receta del banofee en el blog,  la verdad es que no tenía pensado ponerla, al haberla hecho tantas veces no le veo ya la gracia aunque por supuesto sigue gustándome : P Así pues, ayer me puse manos a la obra y para que fuera más entretenido, hice uns pequeños cambios en la receta que suelo utilizar normalmente. Añadí unas nueces y almendras picaditas a las galletas machacadas y cambié la mantequilla que se utiliza para ligar las galletas por chocolate blanco. El resultado ha sido muy satisfactorio, eso sí, este postre es sólo apto para adictos al dulce: el trío que forman el chocolate, el plátano y el dulce de leche es absolutamente explosivo, menos mal que esta vez no le añadí azúcar a la nata porque sino ya hubiera sido demasiado. De todas formas, pondré la receta original y la variante que hice a ayer para que podáis escoger cuál hacer, qué democrática que soy jeje.

Ahora vamos con un poco de historia sobre el Banofee: su origen es inglés y se remonta a 1972, año en el que fue servido por primera vez en la barra del restaurante inglés The Hungry Monk Restaurant. Esta tarta fue una evolución de otra “Blum’s Coffee Toffee Pie” que ya existía e importó su chef en los años 60’s,  al ver que no funcionaba porque el toffe se quedaba muy duro, el asistente del chef comenzó a experimentar en la forma de hacer el toffe y probó diversas frutas: manzanas, mandarinas y, finalmente plátano. De ahí el nombre de la tarta “Banofee pie”, Banana + Toffee. Este nuevo postre de la casa resultó ser un éxito absoluto, y a el día de hoy, sigue siendo  una de las tartas más conocidas y extendidas en la mayoría de restaurantes europeos.  Como curiosidad deciros que el Banoffee era la tarta favorita de Diana de Gales y se dice que también la de Margaret Thatcher. Aquí os dejo la receta original, según la web del Hungry Monk Restaurant.

Esta vez en lugar de hacer un único banoffe en el típico molde redondo, hice cuatro mini banoffees, pero utilicé las mismas cantidades que utilizo para la tarta en molde redondo. Es aconsejable tener un molde del tipo que se pueda desmontar la base de las paredes, para que a la hora de desmoldar sea más fácil. Ahí va mi receta:

INGREDIENTES:

(para 8 personas)

  • 15 galletas digestive
  • 2 tabletas de chocolate blanco (en la receta original mantequilla)
  • Un puñado de nueces picadas (opcional)
  • Un puñado de almendras picadas (opcional)
  • Tres plátanos
  • 1 bote de dulce de leche
  • 200 ml de nata para montar
  • 2 onzas de chocolate negro amargo

PREPARACIÓN:

Comenzaremos triturando las galletas, junto con las nueces y la almendra hasta que no se aprecien trozos grandes. Por otro lado fundimos el chocolate blanco (o la mantequilla) metiéndolo en el microondas o al baño maría, siempre vigilando que no se queme y removiendo, con un minuto y medio debería ser suficiente. En este caso yo utilicé dos tabletas de chocolate blanco, pero cuando lo hago con mantequilla la verdad es que lo hago ojo, cuando veáis que queda una masa un pelín húmeda y oscura, que pueda ser susceptible de ser una base, entonces ya será suficiente.

Una vez se haya fundido el chocolate lo introduciremos en la pasta de galletas y frutos secos y removeremos hasta obtener una masa homogénea y un poco húmeda. Cubriremos el fondo de un molde circular Standard de esta mezcla y aplastaremos pacientemente con una cuchara, hasta que quede una base resistente. Antes de dar el siguiente paso es recomendable introducir el molde en la nevera media horita para que la base se endurezca, aunque si no tenéis tiempo podéis saltaros este paso.

Mientras, trocearemos los plátanos en finas rodajas. Sacaremos el molde de la nevera y extenderemos las rodajas de plátano por toda la base hasta que quede toda cubierta.

Lo que debemos hacer ahora es cubrir todo el plátano con una capa de dulce de leche que, o bien podéis comprar ya hecho o podéis hacerlo casero, hirviendo un bote de leche condensada durante dos horas y media. Si optáis por la segunda opción tened mucho cuidado a la hora de abrir la lata cuando hayan pasado las dos horas y media, ya que a veces, el dulce de leche sale disparado a una temperatura muy elevada. Es aconsejable pues, dejarlo reposar al menos 20 minutos antes de abrir.

Introduciremos otra vez el molde en la nevera y mientras se enfría, montaremos la nata, si queréis que esté muy dulce añadirle un par de cucharadas de azúcar, aunque no lo recomiendo.

Lo único que tenemos que hacer ahora es sacar el molde de la nevera, cubrir la tarta de nata montada y espolvorear chocolate amargo rallado. Dejaremos en la nevera una horita más y ya podemos desmoldar y disfrutar de esta rica tarta.


Comparte esta receta:


Otras recetas que quizá puedan interesarte:
9 Comentarios en Mini Banoffee

Contestar

  

  

  

Current ye@r *


Otras recetas que quizá puedan interesarte:

ING Cuenta Naranja