23 septiembre, 2010. Patricia8 Comentarios

Helado Casero de vainilla – Reto Septiembre de Whole Kitchen

Whole kitchen en su Propuesta Dulce para el mes de Septiembre nos invita a preparar un Helado Casero.

Muy buenas a tod@s! Un mes más os presento el resultado de la propuesta dulce que Whole Kitchen nos ha presentado para despedir el verano: Un helado casero de vainilla de tahití, aunque en mi caso, al no poder conseguir esta vainilla (me he vuelto un poco loca) ha tenido que ser de vainilla convencional. El resultado: un helado cremoso y con un montón de sabor a vainilla.

Es la segunda vez que me atrevo con el helado y la experiencia, al igual que la primera con un rico helado de almendra, ha sido inmejorable. La receta es super sencilla y en mi caso no he tenido que utilizar heladera ya que fui batiendo cada dos horas para ganar en cremosidad.

Sin más, os paso la receta tal y como nos la describieron para el reto:

INGREDIENTES:

  • 1 vaina de vainilla, preferiblemente de Tahití
  • 720 ml. de nata líquida
  • 240 ml. de leche
  • 175 gr. de azúcar
  • 4 yemas de huevo
  • 1 cdta. de extracto de vainilla de Tahití
  • una pizca de sal.

PREPARACIÓN:

Con la punta de un cuchillo, cortamos longitudinalmente la vaina de vainilla por la mitad, y raspamos las semillas negras. Reservamos.

En un cazo añadimos la nata, la leche, las semillas y las vainas que hemos cortado, la cocemos a fuego medio hasta que empiece a hervir, momento en el cual la retiramos. Lo tapamos y lo dejamos enfriar a temperatura ambiente durante unos 30 minutos.

Pasado este tiempo, añadimos el azúcar y la sal. Ponemos nuevamente a fuego medio y removemos de vez en cuando hasta que veamos que el azúcar está disuelto, aproximadamente unos 5 minutos. Retiramos Dejamos entibiar. Retiramos las vainas.

Batimos las yemas de huevo en un bol mediano y sobre estos vamos añadiendo gradualmente la mezcla. Batimos hasta integrar. Ponemos nuevamente la mezcla en el cazo y dejamos cocer a fuego medio-bajo hasta que la mezcla espese y adquiera una consistencia parecida al de la natilla (pero sin que llegue a hervir, sino el huevo se cortará).

Dejamos enfriar a temperatura ambiente y luego lo refrigeramos hasta que la crema esté muy fría un mínimo de 4 horas y un máximo de 2 días. Lo sacamos y añadimos el extracto de vainilla, y volvemos a remover hasta integrarla.

  1. Vertimos la mezcla en el recipiente de la heladera y seguimos las instrucciones del fabricante, lo congelamos y lo dejamos enfriar hasta que podamos hacer bolas, unas 3 horas mínimo.
  2. Si no tenemos heladera pondremos la mezcla un recipiente apto para el congelador (lo ideal es uno de acero inoxidable, ya que el metal acelera el proceso de congelación) y lo dejamos una hora aproximadamente. Pasado este tiempo, lo sacamos del congelador, (ya habrá congelado ligeramente sobre todo por los bordes), y con unas varillas o un batidor eléctrico, batimos enérgicamente para romper los hielos que se hayan formado, lo introducimos nuevamente en el congelador y volemos a repetir esta operación cada 40 minutas 3 o 4 veces más o hasta que veamos que tiene una textura cremosa.

Si deseamos podemos añadirle frutos secos, fruta fresca, chisp de chocolate, cookies, o cualquier otro ingrediente que nos guste, ya que el helado de vainilla es la base de muchos otros sabores.

  • Sí queremos hacerlo de chocolate, solo tendremos que eliminar la vaina de vainilla y añadir 5 cdas de cacao en polvo a la mezcla y calentar, antes de añadir los huevos

Comparte esta receta:


Otras recetas que quizá puedan interesarte:
8 Comentarios en Helado Casero de vainilla – Reto Septiembre de Whole Kitchen

Contestar

  

  

  

Current ye@r *


Otras recetas que quizá puedan interesarte:

ING Cuenta Naranja