23 agosto, 2010. Patricia1 Comentario

Viaje a Egipto 2010

Holitas a tod@s! Las vacaciones terminaron para dulceshoras, aunque todavía no he vuelto al trabajo me quedan dos días escasos y creo que ya es hora de ponerme en marcha también en el mundo bloguero, ya os echaba de menos y tengo unas ganas tremendas de contaros las vivencias de esta servidora y el “probador oficial” en Egipto, además estas vacaciones no he parado de hacer cositas y tengo un par de publicaciones pendientes que en breve podréis ver.

Así pues, hoy nos desviaremos un poquito del tema principal del blog, y os haré un breve resumen de lo que fueron nuestros ocho días en Egipto. Todo empezó hace un mes y poquito, el probador oficial  y yo nos pusimos a mirar qué hacer en vacaciones y viendo las opciones que teníamos por la red, encontramos una oferta que estaba bastante bien y no nos lo pensamos mucho, 8 días en Egipto, 3 noches de crucero Aswan-Luxor y 4 noches en el Cairo. Desde que contratamos el viaje nos pusimos manos a la obra con los foros de viajeros que abundan por la red, recomiendo especialmente la página web www.losviajeros.com, allí encontramos mucha información de personas que ya habían visitado el país y nos hicimos a la idea del botiquín que teniamos que llevar, aunque al final, no hemos utilizado prácticamente nada, ni suero, ni fortasec ni nada parecido.

El   viaje ha ido genial, nos lo hemos pasado muy bien y hemos desconectado. Descansar, no demasiado, ya que hemos madrugado cada día, para que os hagáis una idea el día que más tarde nos levantamos fueron las 7 de la mañana y el récord de madrugar o casi diría trasnochar, fue el primer día, llegamos al barco en Aswan a las 12 de la noche y las 2 de la madrugana ya nos despertaban para ir a Abu Simbel.

Resulta que a Abu Simbel se va en Convoy militar, uno sale a las 4 de la mañana aproximadamente y otro a las 9, se hace así porque el camino es por el desierto y dura 3 horas buenas, la otra opción es ir en avión desde Aswan. La verdad es que ir a Abu Simbel vale la pena 100 %, es impresionante, ver el Lago Nasser y el templo levantado después de todo lo sufrido, no sólo su “despiece” para el traslado tras la construcción de la presa de Aswan sino también las inundaciones y demás fenómenos atmosféricos que superó siglo tras siglo. Al lado del templo de Abu Simbel está el templo de Nefertari “la bella de las bellas”, más chiquitito pero muy bonito también.

Al volver de Abu Simbel, paramos para ver la Gran Presa de Aswan, visita más que prescindible, ya que pasamos un calor infiernal y al fin y al cabo no deja de ser una presa y cogimos una “Faluca”, un barco típico para dar un paseo por el Nilo. Después, vuelta al barco, comida y descanso más que merecido. La comida en el barco estuvo bastante bien, siempre había ternera en salsa (tipo estofado), pollo también en salsa, arroz, pasta, ensaladas… en cuanto a los postres no eran gran cosa, pastelitos chiquititos pero muy parecidos a los de aquí, alguna vez pusieron alguno típico hecho con pasta filo y pistacho. Por la tarde visitamos el templo de Kom Ombo, dedicado al Dios Sobek, muy bonito también aunque eran las cinco de la tarde y también hizo muchísima calor. A la vuelta al barco, nos compramos una chilaba por 3 euros para la fiesta de por la noche y esquivamos como pudimos a la multitud de vendedores que nos decían “amigo” “no agobiar, sólo mirar” (todo eso mientras te agarraba del brazo para entrarte en el puestecillo). Esa noche, cenamos y comimos tarta nupcial egipcia (muy parecida a las de aquí) ya que había unos recien casados del país en su luna de miel y les sacaron una tarta y cantaron unos cánticos nubios muy rítmicos y divertidos. Después, fiesta de chilabas, los marineros del barco se pusieron a cantar y a tocar sus instrumentos y nos sacaron a bailar, fue divertido pero estábamos tan cansados que no aguantamos mucho.

El día siguiente fuimos al templo de Edfo, el diós Halcón y después pasamos prácticamente todo el día en el barco, disfrutando de la piscina y de las vistas que nos ofrecía el Nilo durante la navegación. Ese día descansamos porque el siguiente nos esperaban los templos de Luxor y Karnak y el Valle de los reyes, de esto último no tengo fotos ya que no se podían entrar cámaras pero fue una de las mejores experiencias del viaje, entrar en las tumbas y ver el perfecto estado en el que se encuentran, con sus jeroglíficos y pinturas, pasadizos e imaginar los tesoros que debía haber allí dentro fue realmente mágico.

Después, los templos de Karnak y Luxor, impresionantes, en esta foto podéis ver la entrada del templo de Luxor con su obelisco, adivinad donde está el obelisco que falta… está una plaza en una ciudad que empieza por Pa y termina en rís.. nuestro guía Magdit insistió mucho en la cantidad de antigüedades que teníamos en los museos europeos.

Tras ese día agotador todavía nos quedaba coger el vuelo hacia el Cairo. El vuelo fue perfecto aunque la luz del aeropuerto de Luxor se fue en repetidas ocasiones mientras estábamos allí, lo que no nos dió demasiado confianza jeje. En el Cairo nos alojamos en un hotel nuevecito que estaba muy bien,  se llama Radisson Blu, y la única pega que se le puede poner es que estaba un poquito lejos del centro del Cairo. En el hotel teníamos sólo contratado el desayuno pero qué desayuno, había de todo, nos hacían crêpes y tortillas riquísimas al momento, fruta de todo tipo, croissants y bollería típica, nos poníamos las botas cada mañana sobretodo de un “pie” riquísimo hecho de pasta filo que os muestro a continuación y espero poder imitar algún día para dulceshoras.

Llegados a este punto toca explicar la gran visita del viaje: el complejo de las pirámides de Keops, Kefren y Micerinos, sin duda, otra de las visitas destacadas de todo el viaje. Entramos a la la pirámide de Kefren y aunque no hay nada dentro, te sientes como un aventurero recorriendo los pasadizos e imaginando cómo debía ser la vida de esa gran civilización. No podudimos evitar  caer en la tentación de dar un paseito en camello mientras veíamos la panorámica de las tres pirámides, también fue una experiencia para recordar aunque sé que otros turistas han tenido malas experiencias en este sentido ya que algunos “conductores de camello” te dicen un precio y luego no te bajan si no les das esa cantidad multiplicada por diez.

Después de las pirámides decidimos ir por nuestra cuenta en taxi hasta El Kalili, el bazar central en el Cairo, desde el taxi pudimos comprobar el caos circulatorio que reina, no hay carriles, ni semáforos ni nada, allí el claxon se utiliza más que los intermitentes… Después de una hora en taxi llegamos al bazar, una locura de callejuelas  y vendedores que te dicen: ” ven aquí, aquí te engaño menos” : / en fin, no comments. Después buscamos una cafetería restaurante que se llama Naguib Mahfuz, comimos un kebab de pollo riquísimo que no se parecía en nada a los que hay por aquí. Para finalizar el día, un poco de bazar, tienda del famoso Jordi que sale en callejeros viajeros y vuelta al hotel. La vuelta fue toda una aventura, el taxista que cogimos pensando que hablaba inglés resulta que sólo sabía decir OK, yes y luego no hablaba inglés, tampoco sabía donde estaba el hotel y al final tuvimos que guiarle con la ayuda de un mapa.

Al día siguiente, fuimos al Museo del Cairo, Barrio Copto, Ciudad de los Muertos y el bazar otra vez, un té fumando Shisha (aunque yo no fumé) y a descansar. Ese día celebramos también el cumple de Diana, una compi del grupo, hablamos con el camarero del Buffet para ver si nos conseguía un pastel y nos cedió este rico pastel de chocolate.

Y ya llegamos al último día, visitamos la Ciudadela de Saladino con su Mezquita de Alabastro y las pirámides de Sakkara y Dashur. La mezquita es muy bonita, por dentro y por fuera, nosotros nos sentamos con el guía y él nos explicó los cinco pilares de la religión islámica y la historia de la mezquita. Aquí os dejo una isntantánia de la mezquita por dentro

Me despido con estos ricos panes de pita hechos en el horno de leña que estaban riquísimos y animando a todo el mundo a que visite Egipto, a mi me quedaron muchas cosas pendientes pero tengo por seguro que volveré a navegar por el Nilo alguna vez…


Comparte esta receta:


Otras recetas que quizá puedan interesarte:
1 Comentario en Viaje a Egipto 2010
  • Las Fotos son impresionantes! Preciosas vaya… mehe quedado…
    En cuantito llegue mi “probador oficial” del trabajo se las enseño, ya que el siempre me anda diciendo que es uno de los lugares a donde le encantaría ir y obtiene como respuesta ” esque me da miedo…”

Contestar

  

  

  

Current ye@r *


Otras recetas que quizá puedan interesarte:

ING Cuenta Naranja