12 febrero, 2013. Marina1 Comentario

Y de regalo… ¡EL MUNDO!

Buenas a todas y todos los amantes del dulce! Mi nombre es Marina (la hermana de Patri), supongo que habéis oído hablar un poco de mi a mi sister :). Normalmente le ayudo con sus recetas o me encargo de la parte gráfica retratando las delicias que ella lleva a cabo. Ahora, vengo para unirme de forma oficial a este mundo lleno de repostería que me encanta y del que tanto mi hermana, como yo hemos crecido rodeadas.

Mi primer post es algo “fuera de lo común”, al menos para mi. Todo empezó hace ya casi dos años, cuando conocí a el que ahora es mi “amorcin”, mi novio, David. Si no fuera por él posiblemente este proyecto de tarta no se hubiera hecho, puesto que es una petición que me hizo para su cumpleaños, una tarta mundo. Al principio dudé, pero la verdad es que me suponía  un reto muy interesante.

Lo primero que hice fue documentarme de otras “Globe cake” y aunque encontré muchas (sobretodo en América), no encontré ninguna guía de como estaban hechas… Después de buscar mucho me puse a hablar con mi padre, que es herrero y entre él y yo ideamos una manera de llevar a cabo esta tarta.

Nos pusimos a pensar en los materiales, escogí media bola de porexpan (para la parte de abajo), una placa de metal del diámetro de la bola, a esta le hice un agujero en el centro para meter la barra central de metal y después una placa gruesa de madera para hacer de soporte, unos tornillos y VOILA! Estructura hecha!!

No quise hacer toda la bola de bizcocho, porque para su mantenimiento era mejor que la superior fuera de bizcocho y la parte inferior de un material más fuerte.

Para la parte de arriba me dispuse a hacer tres bizcochos de chocolate del mismo diámetro que la bola de porexpan y mucha nata montada. Fui superponiendo encima de la placa de metal el bizcocho y la nata, alternando uno con otro. El paso más complicado para mí, fue el de tallar los bizcochos, ya que me preocupaba que quedará desigual de un lado y de otro y al final pareciera más un huevo que no una bola del mundo.

Para acabar lo cubrí todo con una capa de glaseado azul y después otra de buttercream de vainilla azul, perfilé el fondant verde  y blanco de las partes del mundo  y lo agarré bien a la bola. Como paso final mezcle en un vaso una gotas de vodka y colorante marrón para darle un poco de relieve.  Parece un trabajo muy rápido así explicado, pero la verdad es que me costo más de dos tardes enteras para poder terminarla y darle buen aspecto.

Este es resultado, una trata de tres pisos de bizcocho y chocolate con la forma de el mundo. Para mis próximos encargos ya sé como he de hacerlo ^^.

P.D:  Sé que el perfilado del mundo no es muy exacto, pero para la próxima prometo mejorarlo. Y la isla de Mallorca ocupa todo el mediterráneo, somos muy mallorquines jeje orgullo de ser mallorquines supongo jeje


Comparte esta receta:


Otras recetas que quizá puedan interesarte:
1 Comentario en Y de regalo… ¡EL MUNDO!
  • Marina

    Enhorabuena por la tarta! Parece complicada de hacer y que lleva muchísimo trabajo y te quedó genial!!

    Sobre el tamaño de Mallorca es perfecto, que se vea bien que es nuestra tierra XD

Contestar

  

  

  

Current ye@r *


Otras recetas que quizá puedan interesarte:

ING Cuenta Naranja